IMPORTANTE. Información para usuarios de FreeStyle LibreLink: informamos de una nueva actualización para recibir las lecturas de glucosa automáticamente en tu móvil compatible.

Aprende como actualizar la aplicación antes de iniciar tu próximo Sensor FreeStyle Libre 2. Mas Información.

Aprende paso a paso cómo colocar el sensor FreeStyle Libre 3 en nuestra sección de tutoriales.
security icon
visa icon
mastercard icon

Garantía de devolución del 100% a los 30 días en tu primer pedido. (*Se aplican los Términos y condiciones)

money-refund

Entrega en 5-7 días (tiempo estándar estimado de entrega)

delivery

Todos los pagos son seguros y están encriptados

safe

Tu carrito está vacío

Ejercicio y diabetes

Ejercicio y diabetes
Ejercicio y diabetes
Ejercicio y diabetes

Entre los pilares del tratamiento de la diabetes se encuentra la actividad física y el ejercicio físico. Este es una forma estructurada de actividad física, con el objetivo de mejorar la aptitud física. El ejercicio físico mejora el control glucémico ayudando a bajar los niveles de hemoglobina glicosilada (A1C), aumenta la sensibilidad a la insulina, mejora otros factores de riesgo cardiovascular, ayuda a perder peso y, además, mejora la sensación de bienestar así como la aptitud cardiovascular y la fuerza muscular.

 

Clases de ejercicio físico

Existen distintas clases de ejercicio físico. El ejercicio aeróbico implica el movimiento continuo y repetitivo de largos grupos musculares, por ejemplo, caminar, correr, hacer ciclismo o natación. Los ejercicios de resistencia incluyen aquellos como levantar pesas, hacer máquinas o bandas elásticas. 

En niños se recomienda la realización de actividad física regular, al menos 60 minutos al día de actividad aeróbica moderada-intensa, así como la realización de actividad de fortalecimiento muscular en torno a 3 días por semana. 

En adultos con diabetes, se recomienda una combinación de ejercicio aeróbico y de resistencia. Al igual que en población general, en las personas con diabetes está recomendada la realización semanal de 150 minutos o más de actividad física de intensidad moderada- alta. Idealmente, se recomienda la realización de ejercicio físico aeróbico de al menos 30 minutos al día así como la realización de ejercicios de resistencia al menos 2-3 veces por semana. Su realización, no debe espaciarse más allá de dos días consecutivos, con el objetivo de mejorar la resistencia a la insulina.

En adultos mayores también es interesante la realización de ejercicios de flexibilidad y equilibrio 2-3 veces por semana. 

Por otro lado, en las personas con diabetes también se recomienda reducir el tiempo de sedentarismo. Las actividades que conlleven estar sentado durante largo tiempo, deberían interrumpirse cada cierto tiempo, por ejemplo cada 30 minutos, para ponerse de pie y caminar algunos pasos. Con menos de 5 minutos se puede ver cierta mejoría en el control glucémico. 

Es interesante saber que durante el ejercicio aeróbico, aumenta la captación de glucosa por parte del músculo. Esta acción puede durar hasta 48 horas tras la realización del ejercicio, traduciéndose en una menor resistencia a la acción de la insulina permitiendo disminuir los requerimientos de insulina a administrar en muchos casos.

Hay que considerar que en el ejercicio de resistencia, anaeróbico, de elevada intensidad, se puede producir una tendencia a la hiperglucemia inicialmente. Posteriormente, tanto en el ejercicio aeróbico como en el de resistencia, en los pacientes tratados con insulina o algunos fármacos como las sulfonilureas, dada la mejora en la sensibilidad a la insulina, puede haber riesgo de hipoglucemia hasta 15 horas tras el mismo, siendo especialmente preocupante la hipoglucemia nocturna. 

Como adelantábamos, en los pacientes con diabetes tratada con insulina existe un riesgo de hipoglucemia en relación con el ejercicio. Generalmente, es necesario disminuir las unidades de insulina basal o, en caso de llevar bomba de insulina, disminuir el porcentaje de insulina basal un rato antes y durante el ejercicio.

En estos casos, es aconsejable programar en qué momento del día se va a realizar el ejercicio: se recomienda no hacer ejercicio intenso coincidiendo con el pico de acción de la insulina rápida (2-3 horas tras su administración). Igualmente, se recomienda realizar control de glucemia previo al inicio del mismo, así como considerar la duración, la intensidad y el tipo de ejercicio que se va a hacer. 

En conclusión, el ejercicio físico es recomendable en todos los pacientes con diabetes porque mejora el control glucémico entre otros beneficios. Es importante adaptarlo de forma individualizada y saber aplicar distintas recomendaciones de cara a prevenir el riesgo de hipoglucemias en relación con el mismo. 
 

Para cualquier duda sobre diabetes, consulte siempre con su profesional sanitario.





Dra. Mª Ángeles Velez
Médico Especialista Endocrinología y Nutrición

ADC-64848 V1 10/22

Alimentación en la diabetes

Diabetes tipo 1 en la infancia

Loading...