IMPORTANTE. Información para usuarios de FreeStyle LibreLink: informamos de una nueva actualización para recibir las lecturas de glucosa automáticamente en tu móvil compatible.

Aprende como actualizar la aplicación antes de iniciar tu próximo Sensor FreeStyle Libre 2. Mas Información.

Aprende paso a paso cómo colocar el sensor FreeStyle Libre 3 en nuestra sección de tutoriales.
security icon
visa icon
mastercard icon

Garantía de devolución del 100% a los 30 días en tu primer pedido. (*Se aplican los Términos y condiciones)

money-refund

Entrega en 5-7 días (tiempo estándar estimado de entrega)

delivery

Todos los pagos son seguros y están encriptados

safe

Tu carrito está vacío

Pie Diabético

Pie Diabético
Pie Diabético
Pie Diabético

Como habíamos comentado, en la diabetes se pueden producir distintas complicaciones a nivel de los vasos sanguíneos por la situación de hiperglucemia crónica mantenida. Entre las complicaciones relacionadas con la diabetes, una de ellas es el llamado pie diabético que engloba alteraciones tanto a nivel de la sensibilidad como de las arterias de mayor tamaño de los miembros inferiores. 

Es importante saber que se estima que alrededor de un 15% de las personas con diabetes desarrollarán lesiones y úlceras en el contexto de pie diabético a lo largo de la vida. La importancia de estas lesiones es que, en un 85% de las amputaciones no traumáticas, ha habido anteriormente una úlcera. Por estos motivos, es importante la prevención y tratamiento precoz de las lesiones de pie diabético y sus causas. 

El pie diabético es una alteración clínica de causa neuropática (alteración de la sensibilidad nerviosa) en contexto de hiperglucemia mantenida que asocia o no un componente de isquemia arterial, y que acaba produciendo una lesión o ulceración del pie. En relación con el mismo, hay que definir varios aspectos: polineuropatía diabética, enfermedad vascular periférica e infecciones asociadas. 

La polineuropatía diabética es una alteración de los nervios largos generalmente de los miembros inferiores y superiores. Suele ser simétrica. En primer lugar, hay una alteración de la sensibilidad: puede estar disminuida la percepción del dolor, de la temperatura, del tacto o de la vibración.

En este contexto, los traumatismos pueden pasar desapercibidos. Además puede haber alteración en la distribución de las presiones o cargas en las plantas de los pies. Todo ello, puede conducir al desarrollo de hiperqueratosis (durezas) y finalmente ulceración. Por otro lado, puede haber sensación de ardor, hormigueo (parestesias), dolor ante mínimos estímulos (disestesias). La distribución es inicialmente distal, empezando por los dedos de los pies, progresa hacia las plantas, y finalmente en todo el pie  (distribución “en calcetín”) puede llegar hasta las rodillas. 

La enfermedad vascular periférica se produce por disminución del calibre arterial. Además de la diabetes influye el tabaquismo, la hipertensión y la hipercolesterolemia. En primer lugar puede ser asintomático y, posteriormente, progresar hacia alteraciones en miembros inferiores como frialdad, hormigueos, calambres, etc. Puede producirse la llamada “claudicación intermitente” que es la presencia de dolor a nivel de pantorrillas que se desencadena con el ejercicio o al caminar y mejora en reposo. Pueden acabar produciéndose úlceras por isquemia arterial (irrigación arterial disminuida). 

Además, en las personas con un mal control de su diabetes e hiperglucemia mantenida existe una mayor predisposición a tener infecciones. Las úlceras anteriormente descritas pueden sobreinfectarse, agravando el cuadro y, si se complican con necrosis, gangrena o falta de irrigación, pudiendo conducir a la amputación. 

 

Importancia del control

Para prevenir estas complicaciones es importante tener un adecuado control de la diabetes. Realizar revisiones periódicas con el especialistas (podólogo, unidad de diabetes…) en la que se valoren posibles deformidades, lesiones de los pies, alteraciones en el pulso, alteración en la sensibilidad mediante exploración con monofilamento, diapasón, exploración de sensibilidad táctil, dolorosa, temperatura así como reflejos osteotendionosos. Por otro lado, para la valoración arterial es importante el cálculo de un parámetro llamado índice tobillo-brazo (toma de presión arterial- doppler en tobillo y brazo).

De forma individual, es muy importante el cuidado diario de los pies. Como puede haber una pérdida de sensibilidad, para detectar posibles lesiones es importante la inspección visual de los mismos: observar que no haya presencia de heridas, callosidades ni zonas de fricción. Mantener una adecuada higiene mediante lavado, secado e hidratación de los pies. Evitar caminar descalzo. Asegurar el uso de calcetines y calzado adecuado así como la necesidad, en caso de indicarlo un especialista, de plantillas de descarga. 
 

Para cualquier duda sobre diabetes, consulte siempre con su profesional sanitario.





Dra. Mª Ángeles Velez
Médico Especialista Endocrinología y Nutrición

ADC-64814 V1 10/22

Hiperglucemia

Importancia del control de la
glucemia en la diabetes

Loading...